Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 21 de mayo de 2017

DEMIAN [FRAGMENTOS] - HERMANN HESSE PREMONITORIO

Henri Rousseau, llamado "El aduanero Rousseau", La Jungla


"Las cosas que vemos son las mismas cosas que llevamos en nosotros. No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque creen que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino que elige la mayoría".

Hermann Hesse, Demian (fragmento)


***


"La solidaridad es algo hermoso. Pero lo que vemos florecer por ahí no es solidaridad. Volverá a renacer del conocimiento del individuo por los individuos y durante algún tiempo transformará el mundo. La que hoy existe no es más que espíritu gregario. 

Los hombres se unen porque tienen miedo los unos de los otros; los señores se asocian, los trabajadores se asocian, los sabios se asocian. ¿Y por qué tienen miedo? Sólo se tiene miedo cuando se está en disensión consigo mismo. 

Tienen miedo porque nunca se han reconocido a sí mismos. ¡Una sociedad de hombres que tienen miedo de lo desconocido que anida en ellos! Todos se percatan de que sus leyes de vida no funcionan ya, de que viven según los viejos códigos y que ni su religión ni su moral corresponden a lo que necesitamos. 

Durante cien años y más, Europa no ha hecho más que estudiar y construir fábricas. Todos saben con exactitud cuántos gramos de pólvora se necesitan para matar a un hombre; pero no saben siquiera cómo se pasa un rato divertido. ¡Mira las tabernas de los estudiantes! O un lugar de diversión donde se reúne gente rica. ¡Desesperante! Querido Sinclair, de esto no puede salir nada alegre. 

Los hombres que se apiñan acobardados están llenos de miedo y de maldad; ninguno se fía del otro. Son fieles a unos ideales que han dejado de serlo y apedrean a todo el que crea otros nuevos. Presiento graves conflictos. Vendrán, créeme, vendrán pronto. Naturalmente, no "mejorarán" el mundo. 

Que los obreros maten a los empresarios, o que Rusia y Alemania disparen una sobre otra, nada altera la situación; sólo cambian los dueños. Pero no será completamente en vano. Hará patente la miseria de los ideales actuales; se saldarán las cuentas con los dioses de la Edad de Piedra. Este mundo, tal como es ahora, quiere morir, quiere sucumbir y lo conseguirá."

(fragmento de Demian)


Henri Rousseau, El sueño, 1910


"Pero —exclamé casi gritando— hay cosas verdaderamente feas y prohibidas; ¡no puedes negarlo! Están prohibidas y tenemos que renunciar a ellas. Yo sé que existen el crimen y los vicios; pero porque existan no voy yo a convertirme en un criminal.

Hoy no agotaremos el tema —me tranquilizó Max—. Desde luego, no vas a asesinar o violar muchachas, no. Pero aún no has llegado al punto en que se ve con claridad lo que significa en el fondo «permitido» y «prohibido». 

Has descubierto sólo una parte de la verdad. Ya vendrá el resto, no te preocupes. Por ejemplo: desde hace un año sientes en ti un instinto, que pasa por «prohibido», más fuerte que todos los demás. Los griegos y muchos otros pueblos, en cambio, han divinizado este instinto y lo han venerado en grandes fiestas. Lo «prohibido» no es algo eterno; puede variar. También hoy cualquiera puede acostarse con una mujer si antes ha ido al sacerdote y se ha casado con ella. En otros pueblos es de otra manera. 

Por eso cada uno tiene que descubrir por sí mismo lo que le está prohibido. 

Se puede ser un gran canalla y no hacer jamás algo prohibido. Y viceversa. 

Probablemente es una cuestión de comodidad. El que es demasiado cómodo para pensar por su cuenta y erigirse en su propio juez, se somete a las prohibiciones, tal como las encuentra. Eso es muy fácil. Pero otros sienten en sí su propia ley; a esos les están prohibidas cosas que los hombres de honor hacen diariamente y les están permitidas otras que normalmente están mal vistas. 

Cada cual tiene que responder de sí mismo.."

(fragmento de Demian)






"En estos momentos tuve una certeza fulminante: cada uno tenía una "misión", pero ésta no podía ser elegida, definida, administrada a voluntad. Era un error desear nuevos dioses, y completamente falso querer dar algo al mundo. 

No existía ningún deber, ninguno, para un hombre consciente, excepto el de buscarse a sí mismo, afirmarse en su interior, tantear un camino hacia adelante sin preocuparse de la meta a que pudiera conducir. 

Aquel descubrimiento me conmovió profundamente; éste fue el fruto de aquella experiencia. Yo había jugado a menudo con imágenes del futuro y soñado con papeles que me pudieran estar destinados, de poeta quizá, de profeta, de pintor o de cualquier otra cosa. Aquellas imágenes no valían nada. Yo no estaba en el mundo para escribir, predicar o pintar; ni yo ni nadie estaba para eso. Tales cosas sólo podían surgir marginalmente. 

La misión verdadera de cada uno era llegar a sí mismo.."


(fragmento de Demian)



Demian es la historia de Emil Sinclair. 
La historia de un niño que ve, más allá de los algodones que envuelven su vida familiar, el otro mundo que le rodea: un mundo que teme pero a la vez le fascina. 

Es la historia de unos pasos tambaleantes por un agua que no es cristalina respirando un aire que no es puro. 
Es la historia de la duda entre la crisálida protectora de la infancia y el camino que conduce fuera de ella. Entre la facilidad de adaptarnos a nuestro entorno y la necesidad de adaptar el entorno a nosotros. 

Pero Demian es sobre todo la historia de la pregunta que nadie quiere contestar, del camino que nadie quiere recorrer. 

Demian es quien nos explica cómo sortear los obstáculos de ese camino, pero también quien rasga la fina capa de ignorancia que es nuestra crisálida y nos obliga a mirar entre las sombras que se forman alrededor de esos obstáculos antes de llevarnos a la luz. 

Demian es, en definitiva, la búsqueda de nuestro auténtico yo a través del rechazo de lo preestablecido.


Demian, Hermann Hesse, 1919





jueves, 18 de mayo de 2017

EL JINETE AZUL - (DER BLAUE REITER)


"el color es la tecla y el alma el piano"


Kandinsky . El jinete azul 1903


A mediados de 1911, Kandinsky y Franz Marc comenzaron a trabajar en algo nuevo. Se trataba de un proyecto de redacción al que nombraron Der Blaue Reiter (El jinete azul). 

El nombre surgió en casa de Franz Marc mientras tomaban café. A Kandinsky le fascinaban los jinetes, Marc amaba a los caballos y a ambos les gustaba el color azul.


Los caballos azules Franz Marc 1911


En este caso no se trataba de luchar contra el paganismo, sino de luchar en contra de los conceptos pre-establecidos de lo que consideraba "arte"

Planeaban publicar un almanaque donde se informara de la actual escena artística; después le seguiría una exposición. 

La forma en que éstos veían el arte era muy particular. Compartían el gusto por el arte de los pueblos primitivos, no lo veían inferior al "alto arte europeo". 

Se trataba de acabar con el concepto tradicional de estilo, ya que en el arte de todos los países a través de los tiempos hay algo que lo hace "auténtico". 

En el siglo XX se pretendía romper las barreras entre las diferentes artes, por lo que no fue extraño que Kandinsky escribiera un artículo para el almanaque llamado “El sonido amarillo”, un artículo dedicado a las “óperas de color”, que según lo esperado por el ruso, renovarían la música teatral al combinar los géneros de música, pintura y lengua. 

El almanaque se publicó en 1912, con el generoso financiamiento de Bernhard Koehler y el apoyo del editor de Munich, R. Piper. Incluía, además de lo escrito por Kandinsky y Marc, ensayos de August Macke, Arnold Schönberg, David Burljuk y Roger Allard, que además de pintura, hablaban sobre otras expresiones artísticas como música y teatro.

Todas esas ideas podrían resumirse en la siguiente frase: 

"La cuestión del arte no es una cuestión de la forma, sino del contenido artístico". (Kandinsky, 1936).


Detalle de un cartel de Kandinsky para una exposición de 'El jinete azul'.


La primera exposición de El jinete azul tuvo lugar en la galería muniquesa Thannhauser, del 18 de diciembre de 1911 al 1 de enero de 1912 y en ella se mostraron 50 obras de los siguientes artistas: Albert Bloch, David y Vladimir Burliuk, Heinrich Campendfonk, Robert Delaunay. Elisabeth Epstein, Eugen von Kahler, Vassily Kandinsky, August Macke, Franz Marc, Gabriele Münter, Jean Bloé Niestlé, Henri Rousseau y Arnold Schönberg.


August Macke, "Woman in a green jacket", 1913

Gabriele Münter

Robert Delaunay


A pesar de ser una muestra heterogénea, privilegiaba el arte abstracto de Kandinsky, Marc y Delaunay, además de colocar en un sitio especial el trabajo de Rousseau, Kandinsky escribió el siguiente prólogo para preparar al espectador:

"En esta pequeña exposición no intentamos difundir una forma específica o determinada. Lo que queremos es presentar, a través de las distintas formas aquí representadas, las diferentes maneras mediante las cuales se manifiestan los deseos internos del artista".


Con todo y las advertencias, la muestra fue objeto de burlas por parte de los asistentes. Si no fuera por las ventas orquestadas por Bernhard Koehler, la exposición hubiera fracasado.

La segunda exposición se realizó en febrero de 1912 y sólo se mostraron obras gráficas. Juntos a los trabajos de los miembros del “Brücke” estaban los de Picasso, Braque, Natalia Goncharova, Michail Larionov y Kasimir Malevich.


Kazimir Malevich

Natalia Goncharova - La pequeña estación

Michail Larionov, Desnudo azul, 1903


Los artistas de El jinete azul exhibieron en la galería Der Sturm con pocas interrupciones de octubre de 1912 a abril de 1914. 

Herwarth Walden publicó en su revista obras de Campedock, Delaunay, Klee, Marc, Kandisnky, entre otros, además de artículos sobre teoría del color.



Paul Klee

Con tanta difusión, parecería que el público aceptaría la vanguardia artística. Pero no fue así, las burlas continuaron, inclusive el arte de Kandinsky se consideró “idiotismo”. 

Pese a todo, los artistas de El jinete azul siguieron creando y profundizando en sus conceptos teóricos. Aquellas obras en las que lo figurativo iba quedando relegado no eran hechas por casualidad, sino que se creaban con base en ideas bien establecidas, sobre el uso del color y las formas. La abstracción implicaba una reflexión profunda por parte del artista.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, El jinete azul vería terminado sus días. Los artistas se dispersaron y algunos, como Macke y Marc, murieron en el frente. 

Actualmente, la mayor colección sobre Der Blaue Reiter puede admirarse en Munich, en la galería Lenbachhaus, gracias a la generosa donación de Gabriele Münter, quien fue compañera de Wassily Kandinsky hasta 1914.


Tempestad (storm) de Marianne von Werefkin


Alexei Jawlensky


Franz Marc, "Establos"



"La abstracción de Alexei Jawlensky, la melancolía y soledad de Marianne von Werefkin y la armonía de Franz Marc, expresan el interior de cada uno de los artistas que vieron como la Primera Guerra Mundial "apagaba los colores" y "tapaba los sonidos".."

KANDISKY



Como muchos movimientos de vanguardia del siglo XX, El jinete azul tuvo una vida breve, pero dejó un legado enorme, además de sentar precedentes para otros movimientos artísticos y abrir un espacio para las ideas nuevas en un siglo que estaría marcado por cambios vertiginosos que no sólo abarcarían el arte y la cultura.


Todos compartían el mismo objetivo: descubrir ese mundo invisible del alma.



Calle de Murnau. Kandinsky 1908


Autumn Landscape with Boats, Wassily Kandinsky, 1908




Fuente:



miércoles, 17 de mayo de 2017

VILHELM HAMMERSHOI - ¿Descendiente de Vermeer o precursor de Hopper?


Hammershøi, sin duda, inventó el retrato de espaldas, como ya existía el frontal o de perfil.





"Hammershøi no es alguien de quien uno deba hablar rápido. Su trabajo es largo y lento, y cualquiera sea el momento en que uno lo aprehende, ofrecerá plenas razones para hablar de qué es lo importante y esencial en el arte".


Rainer Maria Rilke, 1905.


Descanso, 1905


La composición se realiza totalmente con ángulos rectos: las líneas de la silla, de los rodapiés, de la encimera, cuadriculan este elogio de la ausencia.

Pero sería un completo error pensar que este lienzo es una alegoría a la soledad o a la tragedia humana ya que el verdadero tema central es tal vez la nuca, la parte del cuerpo más indecente en el imaginario oriental. 

Así, esos escasos mechones sueltos, el desbotonado de la blusa que deja entrever la blancura de la espalda, en contrapunto con la copa en forma de flor colocada encima del mueble, constituyen los radicales antídotos a la tentación de una lectura simplemente puritana.


Mujer joven vista de espaldas (1904)




Interior con mujer y piano, 1901


Hammershoi repitió una y otra vez estas preferencias en sus trabajos junto con su gusto por el retrato de espaldas y los interiores. 

Llegando a confeccionar más de 60 imágenes del apartamento donde vivió con su esposa Ida en Copenhagen. 

Un piso abarrotado de muebles y de cuadros que el danés eliminaba o reorganizaba para crear sus composiciones. ¿Por qué?



Vilhelm Hammershøi (1864-1916)

Fue un pintor danés nacido el 15 de mayo de 1864 en Copenhague y fallecido el 13 de febrero de 1916, tras una larga enfermedad, en la misma ciudad. 

Hijo de Christian Hammershøi, un comerciante adinerado, y su esposa Frederikke. 

Debido a su talento, con tan sólo ocho años empezó a recibir clases de dibujo y pintura. En 1879 entra en la Real Academia Danesa de Bellas Artes de Cophenague, y entre 1883 y 1885 estudia en la Escuela de Estudios Libres, que había abierto el año anterior como oposición al conservadurismo de la Academia, allí tiene como maestro a Peder Severin Krøyer. 

Pese al anticonservadurismo de la Escuela, el estilo del joven Hammershøi desconcertaba a sus maestros, su maestro Peder Severin Krøyer dijo:

"Tengo un alumno que pinta de un modo verdaderamente extraño. No le comprendo, pero creo que llegará a ser importante y trato de no influir en él".



   


La simplificación de muchos de sus "Interiores", raya en la abstracción, con títulos como, "Puertas blancas" o "Puertas abiertas" o "Las cuatro habitaciones"

Variaciones de un mismo motivo espacial básico en las que predominan los juegos geométricos de los cuarterones de las puertas, sus marcos, las mesas, las sillas, los cuadros, las molduras estucadas de la pared, una estufa y un cuenco.



 Las cuatro habitaciones (Strandgade 25), 1914

 Puertas blancas y puertas abiertas, 1905.


"Si la gente solo pudiese abrir los ojos al hecho de que pocas cosas buenas en una habitación dan una calidad mucho más bella y fina que muchas cosas mediocres".

Vilhelm Hammershøi en una entrevista, 1909.








La danza del polvo en los rayos del sol, 1900.

Las escenas que pinta están usualmente habitadas por figuras femeninas solitarias, e incluso cuando pinta parejas o grupos de personas, cada individuo parece perdido, aislado, en su propio mundo, muchas veces retratadas de espaldas, para las que solía tomar como modelo a su esposa. 




Ida y Vilhelm Hammershøi en su vivienda. La soledad del matrimonio, la luz indirecta del ventanal, la atmósfera de higiénica paz y las puertas de rectángulos blancos.


Sus temas y paleta no logran navegar por las nuevas olas impresionistas, expresionistas, surrealistas, cubistas o metafísicas en ese comienzo del siglo XX, naufragando en esa Isla llamada Olvido durante casi 100 años.

En sus cuadros percibimos una quietud que llega a perturbar sin saber cómo, talvez una explicación de este sobrecogimiento es debido a la inmovilidad de la obra, aunque vemos personas actuar dentro de ella, no percibimos siquiera el paso de una mosca.

El mundo se detiene misteriosamente, un momento desolado en días sin esperanza como los presentados por Edvard Hooper medio siglo después.




Fuentes:



domingo, 14 de mayo de 2017

GIOCONDA BELLI - MAYO

Christian Schad, "Marcella" - 1923


MAYO

No se marchitan los besos
como las malinches,
ni me crecen vainas en los brazos;
siempre florezco
con esta lluvia interna,
como los patios verdes de mayo
y río porque amo el viento y las nubes
y el paso de los pájaros cantores,
aunque ande enredada en recuerdos,
cubierta de hiedra como las viejas paredes,
sigo creyendo en los susurros guardados,
la fuerza de los caballos salvajes,
el alado mensaje de las gaviotas.

Creo en las raíces innumerables de mi canto.



Gioconda Belli, nació en Managua, Nicaragua, en el año 1948. Una significativa parte de su obra posee un cargado tono erótico. Junto con Ernesto Cardenal y Claribel Alegría renovaron buena parte de la poesía en su país. Se opuso a la dictadura de Somoza, por lo que fue condenada a prisión, y la llevó a refugiarse políticamente en varios países, como México y Costa Rica. Ha publicado más de diez libros, principalmente de novela y de poesía.



Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas