Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 13 de julio de 2011

AMEDEO MODIGLIANI - EL GENIO DEL VOLUMEN Y LAS CURVAS

"El hombre que no puede encontrar nuevas ambiciones e incluso a un ser humano nuevo dentro de sí, aquel que está siempre destinado a luchar con lo que permanece podrido y decadente de su propia personalidad, no es un hombre". (Amedeo Modigliani) 


Jeanne Hébuterne-autorretrato


Desnudo acostado, 1917

Desnudo acostado, 1917

Desnudo femenino sentado (1916)

Reclining Nude (1919)


¿Por qué fueron tan escandalosos en su momento los desnudos de Modigliani? No fue la primera, ni la última, vez que el desnudo resultaba polémico, pero esta vez tuvo que intervenir la policía cuando se expusieron en 1917.


Modigliani tenía un gran atractivo para las mujeres. Tuvo numerosas aventuras, algunas relaciones más estables (la poeta rusa Anna Ajmatova, la poeta, periodista y crítica de arte británica Beatrice Hastings) y un gran y tormentoso amor con la jovencísima Jeanne Hébuterne.



Desnudo femenino sentado, con collar, 1917


Los desnudos de Modigliani evolucionaron. De una concepción expresionista y simbolista en la que el cuerpo femenino es una fuente de pecado, se fueron haciendo cada vez más sensuales y naturales, desembarazándose de cualquier contenido moralista.



Desnudo con collar, 1917


Para la realización de estas pinturas, Modigliani se nutre del arte del pasado-desde la Venus de Giorgione hasta la Maja desnuda de Goya. El cuerpo femenino se aplana siguiendo el camino iniciado por Ingres y culminado por Picasso, pero, sin embargo, los cuadros están cargados de una fuerte carga erótica, fruto de la sensibilidad del pintor, de su propia biografía y de la libertad sexual reinante en Montparnasse durante los años 10 del siglo XX.



Desnudo recostado, 1917




Desnudo recostado sobre cojín azul, 1916

Nu couché

Nu couché


Desnudo sentado en un diván, 1919

Mujer con abanico, 1919










Amedeo Modigliani nace en la ciudad toscana de Livorno en 1884, (Livorno, 1884-París, 1920) en el seno de una familia relativamente acomodada de judíos sefarditas. Es el menor de cuatro hermanos -el primogénito, Emmanuel, habría de ser un importante dirigente del Partido Socialista Italiano- fruto del matrimonio entre Flaminio Modigliani, un comerciante de origen romano, y Eugenia Garsin, mujer culta y progresista que ejercerá una poderosa influencia en el joven Amedeo.

Muy pronto se manifiestan dos de los rasgos que marcarían su vida. Con once años padece una grave pleuritis, de cuyas secuelas nunca se recuperó, y, dos años después, inicia sus clases de dibujo con la autorización de su madre, que -según confiesa en su diario- ve en esta actividad una salida al "estado de languidez" en que se encuentra el joven. De esta forma, Modigliani, a diferencia de la mayor parte de sus colegas de origen burgués, nunca encontrará oposición familiar a su vocación artística.












En 1898, Modigliani renuncia definitivamente a los estudios regulares y comienza a frecuentar el taller de Guglielmo Micheli, un discípulo de Fattori y, como él, uno de los macchiaioli -grupo de pintores toscanos que anticipan algunos aspectos del impresionismo-. 

En el invierno de 1901, una recaída en su lesión pulmonar hace que viaje al Sur acompañado por su madre en busca de un clima más favorable. Durante este viaje, el contacto con las grandes obras del arte italiano reafirma en él unos deseos de profundizar en la práctica artística que le llevan a inscribirse en la Escuela Libre de Desnudo de Florencia, en 1902, y, al año siguiente, en el Real Instituto de Bellas Artes de Venecia. 

Allí conoce al pintor chileno Ortiz de Zárate -que años más tarde sería su vecino en París- y le expresa su propósito de convertirse en escultor. Puede decirse que en esta ciudad, emancipado de la tutela familiar, Modigliani inicia su vida de bohemio, asiste a reuniones ocultistas y comienza a consumir hachis. Se prepara de esta forma para viajar a París, adonde llega a comienzos de 1906.









En la capital francesa alquila un estudio en la rue Caulaincourt, en el barrio de Montmartre. Muy pronto, se inscribe en la Academia Colarossi y comienza a esculpir las piedras que, de forma bastante azarosa, consigue en las construcciones parisinas. 

Con su aspecto de dandi aseado -siempre llevaba un traje de terciopelo y un fular rojo-, Modigliani se sumerge en una ciudad que vive sus mejores momentos artísticos: los fauves acaban de provocar un enorme escándalo en el Salón de Otoño de 1905 y Picasso está preparando ya sus Señoritas de Avignon, la obra que será el germen del inmediato cubismo.

























Aunque el artista italiano se convierte pronto en un personaje característico de la bohemia artística de la ciudad, siempre se mantendrá al margen de cualquier movimiento más o menos organizado. 

Formó parte del grupo de artistas de vanguardia que a principios del siglo XX se asentaron en París y compartieron experiencias vitales y artísticas. A pesar de ello, se mantuvo prácticamente al margen de los ismos y desarrolló un estilo figurativo centrado en la figura humana, con un interés especial en el rostro y el cuerpo femenino.

En 1907 conoce al que será su primer mentor en París, Paul Alexandre, médico que había creado una suerte de falansterio de artistas en un edificio ocupado de la rue Delta. 

Persuadido por éste, Modigliani presenta en el Salón de los Independientes del año siguiente seis obras en las que se distingue la huella de Cézanne. Esta influencia, junto con la de Toulouse-Lautrec, Gauguin y el Picasso de la época azul, marcan la obra de Modigliani hasta el final de la primera década del siglo.




















Caryatid, 1913-1914


Amedeo Modigliani no consiguió el reconocimiento de su obra durante su corta existencia. En 1917 la Galerie Berthe Weill organizó la única muestra individual del artista en vida, de la que fueron descolgados por obscenos los desnudos el mismo día de la apertura al público. Murió en 1920, víctima de tuberculosis, que se había visto agravada por el abuso del alcohol y la dura situación económica en la que vivía.

Su valor en la Historia del Arte reside en esa investigación del estado del alma, que captura en sus obras; tan recurrente a la vez, en los planteamientos artísticos de las vanguardias históricas.

La primera exposición individual del pintor italiano, realizada en la galería de Berthe Weill, es clausurada por la policía a causa de unos desnudos -calificados de inmorales-que se mostraban en el escaparate de la sala. 

Ese mismo año conoce a la que sería su última compañera, Jeanne Hébüterne, una joven de diecinueve años con la que tendrá su única hija reconocida, Jeanne. 

Poco a poco consigue vender obras, pero su salud empeora y se agrava su dependencia de las drogas y del alcohol. 

Consumido por la enfermedad, tras una semana de terrible agonía en que la pareja permanece recluida en su estudio, sin comida y sin solicitar ayuda a nadie, el pintor muere en enero de 1920 en un hospital de París. 

A las pocas horas, su compañera, que se encontraba ya en el noveno mes de gestación, se suicida arrojándose desde la ventana de su piso.




Jeanne Hébüterne


"Cuando conozca tu alma pintaré tus ojos" Modigliani



Parte del texto lo saqué de este blog:

http://aliciaporamoralarte.blogspot.com.es/2011/04/los-desnudos-de-amedeo-modigliani.html





2 comentarios:

cecistar dijo...

hola necesito saber el nombre de este retrato de Modigliani

JOSÉ URBANO PRIEGO dijo...

Hola, querida Inma. Gracias por ofrecernos tanto y tan excelente material. Confieso que la figura de Modigliani me inspiró en muchos momentos de mi vida, quizá porque siempre lo vi como uno de los paradigmas de artista bohemio, hasta sus últimas consecuencias. Un fuerte abrazo desde Granada.

IDA VITALE

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas