Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 2 de octubre de 2012

DESVARIANDO CON LA VENUS DEL ESPEJO




La Venus del Espejo, Diego Velazquez (1599-1660) - Pintura barroca española -

Museo National Gallery de Londres.



En la década de 1640 a 1650, Velázquez había alcanzado la cúspide de su fama y al margen de sus obligaciones como pintor de la corte, recibía y aceptaba encargos de importantes personalidades de la nobleza y del clero. Uno de estos clientes fue don Gaspar Gómez de Haro, hijo del marqués del Carpio, que sucedió al conde duque de Olivares como valido de Felipe IV.


Don Gaspar Gómez de Haro no sólo era un entendido en arte, sino un hombre de costumbres licenciosas. Su personalidad estaba más cerca de donjuán Tenorio que de San Juan de la Cruz, por decirlo suavemente. Tal vez esta flaqueza le llevó a encargar a Velázquez una pintura incompatible con la moral de su tiempo. En cualquier caso, la pregunta es ésta: 

¿Quién es la mujer del cuadro? ¿Utilizó Velázquez una modelo cualquiera, posiblemente una prostituta, para representar a Venus, o la modelo fue, como dicen algunos, una de las amantes de don Gaspar, cuyas formas éste quería perpetuar en la tela?

No se sabe con exactitud, pero es indudable que Velázquez pintó a una mujer de belleza palpable, de carne y hueso, resaltando aun más la carnación gracias al contraste con el paño azul y blanco, o el cortinaje rojo que da gran carga erótica al asunto.



La Venus del espejo acuchillada, en 1914, por Mary Raleigh Richardson que después declaró: La justicia es un elemento de la belleza tanto como el color y el diseño de un lienzo. 



Posiblemente esto provocó que una sufragista inglesa acuchillara el cuadro en 1914 con siete puñaladas que apenas sí se notan. Da la sensación de que el artista ha sorprendido a Venus mientras Cupido, resignado, sostiene el espejo en el que se refleja el rostro de la belleza, aunque lo que deberíamos ver sería el cuerpo de la diosa. En cuanto a la técnica, cabe destacar cómo el pintor utiliza una pincelada suelta, que produce la sensación de que entre las figuras circula aire, el famoso aire velazqueño. 



2 comentarios:

Verónica C. dijo...

Inma, hoy estoy desatá :D
La sufragista debía tener celos de tanta belleza.
Nunca entenderé atentar contra el arte, la verdad.

Besos

Inma de Celis dijo...

Tampoco lo entiendo, es algo como de locos, pensar que porque una mujer se muestra desnuda en un cuadro ya sea algo impropio, rizar el rizo. Aunque también hay que ver en la época que se hizo, momento del sufragio femenino y estaban más sensibilizadas, pero bueno, que no y no..Tienes razón, pura envidia..(jaja..)

Muchos besos guapa y sensible mujer

IDA VITALE

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas