Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 26 de abril de 2017

JESÚS LIZANO - EL MISTICISMO LIBERTARIO - UNA FORMA DE HABITAR EL MUNDO


"Esta aventura poética testimonia todo cuanto he sentido y soñado, mi rebeldía a los cercos, al dominio, a todo lo carcelario que nos confunde, a todo el desamor generalizado por su causa". 






Esta aventura señala mi encuentro con la tragedia, oculta, deformada por la razón (tan mitificada). 

Y es la crónica del encuentro con la Belleza, de mi descubrimiento y recreación de lo que llamo el mundo poético, del proceso creativo de mi mente, el misticismo libertario, porque en ella se reúnen el sentido contemplativo (no condicionado por la razón y sus abstracciones) y la rebeldía (no derivada en violencia, en lucha por el Poder), la consciencia de nuestra condena al espacio y al tiempo, de nuestra servidumbre al mundo real salvaje, del que procedemos y dependemos (mitificado como naturaleza …) y al mundo real político (mitificado como sociedad…), en el que nos debatimos y, a la vez, la certeza de que lo mismo que un ser humano concreto, desde su cotidianidad, el mundo real y su ascesis creativa (la auténtica ascesis) puede avanzar hacia su plenitud, la especie se dirige igualmente a ese mundo real poético, a nuestra plenitud real, en nada tan señalada y viva como en la Poesía (como síntesis de lo consciente y de lo sensible). 


Eso sí, en su camino de imperfección, todo lo que señala nuestra razón perdida en su sed de dominio. Porque la mente debe evolucionar libremente, instintivamente, para que su energía sea creativa, para que cada ser humano sea un mundo -¡consciente!- y la razón debe equilibrarse, poner su energía al servicio de lo creativo, superando su inclinación al dominio, su fácil adaptación a lo mecánico, a la división entre dominantes y dominados y el alma, todo el mundo de sentimientos y pasiones (necesitados de su coordinación con lo creativo) debe extenderse superando su dependencia a la razón y a los contextos destructivos. 


La tierra que yo he descubierto (exploro y describo) a la que nos lleva lo creativo, es el mundo real poético. Habla de cómo la soledad, en el mundo real salvaje y político que nos protagoniza y domina, es la materia de lo creativo, la inocencia. Esta aventura, en fin, es una obra poética, llena de mensajes, de caminos, de vuelos, de imágenes e ideas, una vibración de la energía, un canto como todo el Arte, a lo diverso, a la Belleza y a la Tragedia. Porque lo creativo tiene una doble dimensión: la evidente de embellecer y enriquecer el sentir y la de sensibilizar para resistir y enfrentarse al dominio, a la destrucción (la temporal y la definitiva) al poder, en fin.


Jesús Lizano.





DATE UNA TREGUA - JOSEPH RUDYARD KIPLING

Pablo Picasso, "Desnudo azul", 1974


Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir,
cuando ofrezca tu camino sólo cuestas que subir,
cuando tengas poco haber pero mucho que pagar,
y precises sonreír aun teniendo que llorar,
cuando ya el dolor te agobie y no puedas ya sufrir,
descansar acaso debes pero nunca desistir.

Tras las sombras de la duda,
ya plateadas ya sombrías,
puede bien surgir el triunfo,
no el fracaso que temías,
y no es dable a tu ignorancia figurarse cuan cercano,
puede estar el bien que anhelas y que juzgas tan lejano, lucha,
pues por más que en la brega tengas que sufrir.

¡Cuando todo esté peor, más debemos insistir!
Si en la lucha el destino te derriba,
si todo en tu camino es cuesta arriba,
si tu sonrisa es ansia satisfecha,
si hay faena excesiva y vil cosecha,
si a tu caudal se contraponen diques,
Date una tregua, ¡pero no claudiques!
"Porque en esta vida nada es definitivo,
toma en cuenta que: todo pasa, todo llega y todo vuelve"


Joseph Rudyard Kipling, escritor, novelista y poeta inglés nacido en la India.


JAIME SABINES - NO ES QUE MUERA DE AMOR

Carolus-Duran (1837-1917_Le_Baiser


No es que muera de amor, muero de ti,
Muero de ti, amor, de amor de ti,
de urgencia mía de mi piel de ti,
de mi alma de ti y de mi boca
y del insoportable que yo soy sin ti.

Muero de ti y de mí, muero de ambos,
de nosotros, de ese,
desgarrado, partido,
me muero, te muero, lo morimos.

Morimos en el sitio que le he prestado al aire
para que estés fuera de mí,
y en el lugar en que el aire se acaba
cuando te echo mi piel encima
y nos conocemos en nosotros, separados del mundo,
dichosa, penetrada, y cierto, interminable.

Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos
entre los dos, ahora, separados,
del uno al otro, diariamente,
cayéndonos en múltiples estatuas,
en gestos que no vemos,
en nuestras manos que nos necesitan.

Nos morimos, amor, y nada hacemos
sino morirnos más, hora tras hora,
y escribirnos y hablarnos y morirnos.

JAIME SABINES (1926-1999)


Y, más que un poema, es un viaje al fondo oscuro de las emociones, una muestra fotográfica de un alma, que siente, vibra, tiembla, ama.



CLARISSA PINKOLA ESTÉS - MITOS Y CUENTOS DEL ARQUETIPO DE LA MUJER SALVAJE


“Dentro de toda mujer alienta una vida secreta, una fuerza poderosa llena de buenos instintos, creatividad y sabiduría. Es la Mujer Salvaje, una especie en peligro de extinción debido a los constantes esfuerzos de la sociedad por "civilizar" a las mujeres y constreñirlas a rígidos papeles, que representan la esencia femenina instintiva…”


Pablo Picasso, Dos mujeres corriendo por la playa. 1922



EL JUBILO DEL CUERPO: La carne salvaje


" .. Allá arriba en el norte vi una vez una vieja loba que sólo tenía tres patas, era la única que podía pasar a través de una grieta donde crecían los arándanos. Otra vez vi a una loba gris agacharse y pegar un brinco tan rápido que , por un segundo, dejó la imagen de un arco de plata en el aire. Recuerdo a una muy delicada, una recién parida todavía con el vientre deformado, pisando el musgo del borde del estanque con la gracia de una bailarina.

Y, sin embargo, a pesar de su belleza y de su capacidad para conservar la fuerza, a las lobas se les habla a veces de la siguiente guisa: 

"Estás demasiado hambrienta, tienes unos dientes demasiado afilados, tus apetitos son demasiado interesados".


Diego Rivera

Tal como ocurre con las lobas, a veces se habla de las mujeres como si sólo un cierto temperamento, sólo un cierto apetito moderado fuera aceptable. A lo cual se añade con harta frecuencia un juicio sobre la bondad o la maldad moral de la mujer según su tamaño, estatura, andares y forma se ajusten o no a un singular y selecto ideal. Cuando se relega a las mujeres a los estados de ánimo, gestos y perfiles que sólo coinciden con un único ideal de belleza y conducta, se las aprisiona en cuerpo y alma y ya no son libres.

El cuerpo es un ser multilingüe. Habla a través de su color y su temperatura, el ardor del reconocimiento, el resplandor del amor, la ceniza del dolor, el calor de la excitación, la frialdad de la desconfianza. 

Habla a través de su diminuta y constante danza, a veces balanceándose, otras moviéndose con nerviosismo y otras con temblores. 

Habla a través de los vuelcos del corazón, el desánimo, el abismo central y el renacimiento de la esperanza.


El cuerpo recuerda, los huesos recuerdan, las articulaciones recuerdan y hasta el dedo meñique recuerda. El recuerdo se aloja en las imágenes y en las sensaciones de las células.



Émile Bernard


"Las lobas sanas y las mujeres sanas comparten ciertas características psíquicas: 

Una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto. 

Las lobas y las mujeres son sociables e inquisitivas por naturaleza y están dotadas de una gran fuerza y resistencia. Son también extremadamente intuitivas y se preocupan con fervor por sus vástagos, sus parejas y su manada. Son expertas en el arte de adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes y son fieramente leales y valientes.

Y, sin embargo, ambas han sido perseguidas, hostigadas y falsamente acusadas de ser voraces, taimadas y demasiado agresivas y de valer menos que sus detractores.



Aristide Maillol, Las dos muchachas junto al río, 1939.


Han sido el blanco de aquellos que no sólo quisieran limpiar la selva sino también el territorio salvaje de la psique, sofocando lo instintivo hasta el punto de no dejar ni rastro de él. La depravación que ejercen sobre los lobos y las mujeres aquellos que no los comprenden es sorprendentemente similar. Por consiguiente, fue ahí, en el estudio de los lobos, donde por primera vez cristalizó en mí el concepto del arquetipo de la Mujer Salvaje"

"La existencia de la Mujer Salvaje también se percibe a través de la visión; a través de la contemplación de la sublime belleza. La he sentido en mi interior viendo venir a los pescadores del lago en el crepúsculo con las linternas encendidas y, asimismo, contemplando los dedos de los pies de mi hijo recién nacido, alineados como una hilera de maíz dulce. La vemos donde la vemos, o sea, en todas partes.

Viene también a nosotras a través del sonido; a través de la música que hace vibrar el esternón y emociona el corazón; viene a través del tambor, del silbido, de la llamada y del grito. Viene a través de la palabra escrita y hablada; a veces, una palabra, una frase, un poema o un relato es tan sonoro y tan acertado que nos induce a recordar, por lo menos durante un instante, de qué materia estamos hechas realmente y dónde está nuestro verdadero hogar."






La Doctora Clarissa Pinkola Estés es una psicoanalista Junguiana internacionalmente reconocida como especialista, poeta, contadora y guardiana de antiguos cuentos de la tradición latinoamericana.

Se doctoró en Estudios Interculutrales y psicología Clínica, y desde hace 23 años se dedica a la enseñanza y a la práctica privada de la psiclolgía. La doctora Estés empezó a escribir este libro en 1971 y le ha dedicado más de veinte años.






"Con miedo o no, es un acto del más profundo amor permitirse a uno mismo ser movido por el alma salvaje de otro. En un mundo donde los humanos tienen tanto miedo a "perder", hay demasiados muros que nos protegen de disolvernos en lo luminoso de otra alma humana"

miércoles, 19 de abril de 2017

GABRIEL CELAYA - POETA NECESARIO

"La vida que murmura. La vida abierta.
La vida sonriente y siempre inquieta.
La vida que huye volviendo la cabeza,
tentadora o quizá, sólo niña traviesa.
La vida sin más. La vida ciega
que quiere ser vivida sin mayores consecuencias,
sin hacer aspavientos, sin históricas histerias,
sin dolores trascendentes ni alegrías triunfales,
ligera, sólo ligera, sencillamente bella
o lo que así solemos llamar en la tierra.."





Pablo Picasso en su etapa azul, "Pobres al borde del mar", 1902 (detalle)


Dedicatoria final


Pero tú existes ahí. A mi lado. ¡Tan cerca!
Muerdes una manzana. Y la manzana existe.
Te enfadas. Te ríes. Estás existiendo.
Y abres tanto los ojos que matas en mí el miedo,
y me das la manzana mordida que muerdo.
¡Tan real es lo que vivo, tan falso lo que pienso
que -¡basta!- te beso!
¡Y al diablo los versos,
y Don Uno, San Equis, y el Ene más Cero!
Estoy vivo todavía gracias a tu amor, mi amor,
y aunque sea un disparate todo existe porque existes,
y si irradias, no hay vacío, ni hay razón para el suicidio,
ni lógica consecuencia. Porque vivo en ti, me vivo,
y otra vez, gracias a ti, vuelvo a sentirme niño.


Pablo Picasso en su etapa azul


El toque delicado


Si toco en mi dolor, todo lo siento
mío, mío, perdido vagamente.
Si toco en el dolor mas de repente
me vuelvo a las estrellas y a lo bello,
yo siento el corazón que aquí me quema
como un mero detalle en el sistema.



Pablo Picasso en su etapa azul


"Uno va viene y vuelve, cansado de su nombre
va por los bulevares y vuelve por sus versos
escucha el corazón que insumiso golpea
como un puño apretado llamando fieramente
y se sienta en los bancos de los parques urbanos
y ve pasar la gente que aun trata de ser alguien
entonces uno siente que triste es ser un hombre
entonces uno siente que duro es estar solo."




Pablo Picasso en su etapa azul, (1901/1904)


" ¡Arriba camaradas saludad la alegría!
los hombres se levantan edifican
en el mundo otro mundo a su medida
pequeño es nuestro reino pero es nuestro
y en el nos descubrimos con sentido
trabajamos humildes y contentos
construimos con gloria lo concreto
no existe un mas allá de este dominio
existimos nosotros cotidianos
y existe bajo un cielo indiferente
el mundo que inventándonos creamos
lo demás inhumano es un misterio
lo demás es vacío, lo demás es silencio."



Caminando entre el abatimiento y el amor, entre la tristeza y el dolor hace que brote no obstante de forma incontenible la esperanza.


"No diré mi secreto, no diré lo que pienso
quiero ser en los otros, quiero morir por algo
perderme con provecho, descansar del que he sido
pensar que mis problemas personales son nada
junto a esos tan pequeños, tan terribles vulgares
del pan, de los zapatos o de las medicinas
que a otros hombres les faltan mientras yo filosofo
mentiré santamente que aun les queda esperanza
callaré lo que sufro porque solo es miseria
y en la paz de la muerte luminosa y flotante
quizás alguien se incline sobre mi y me de un beso."



***



Gabriel Celaya, (Hernani 1911-Madrid 1991) poeta español, cuyo verdadero nombre era Rafael Múgica. Poeta necesario. Su clamor de hondo contenido social se hace casi indispensable cuando se mira alrededor y solo se ven sombras, ruinas y deterioro en los hombres y en la sociedad. 

Este gran poeta en el que relampaguea la ira, el arrebato ante toda injusticia, lanza su canto como un conjuro contra todo lo desecho por el hombre.

Murió olvidado por todo el mundo, pobre, solo, sin nada que llevarse a la boca. Así tratamos en este país a las personas grandes.






DESPEDIDA

Quizás, cuando me muera,
dirán: Era un poeta.
Y el mundo, siempre bello, brillará sin conciencia.

Quizás tú no recuerdes
quién fui, mas en ti suenen
los anónimos versos que un día puse en ciernes.

Quizás no quede nada
de mí, ni una palabra,
ni una de estas palabras que hoy sueño en el mañana.

Pero visto o no visto,
pero dicho o no dicho,
yo estaré en vuestra sombra, ¡oh hermosamente vivos!

Yo seguiré siguiendo,
yo seguiré muriendo,
seré, no sé bien cómo, parte del gran concierto.


lunes, 17 de abril de 2017

PORQUE LA VIDA ES UN SORBO ... - ALDA MERINI

"Soy una pequeña abeja furibunda.
Me gusta cambiar de color.
Me gusta cambiar de medida"


Aloïse Corbaz


XVIII


Las hojas blancas son la desmesura del alma
y sobre este sabor agridulce
querré un día morir,
porque la hoja blanca es violenta.

Violenta como una bandera,
un abismo de fuego,
y así me compongo
letra a letra a lo infinito
para que alguien me lea
pero que nadie aprenda nada
porque la vida es un sorbo, y sorbo
de vida las hojas blancas
desmesura del alma.


Alda Merini, nació en Milán, Italia, un 21 de marzo de 1931.



*.- Vivir bajo las sombras de la mente, vivir entre la locura y la lucidez, habitar los manicomios y ser habitada por la palabra poética, transitar la transgresión, los dolores, los amores desesperados, el terror enfermo del encierro, la ausencia de los hijos y el vuelo sin límite del verso, han sido los espacios, la tierra santa, el infierno de Dante que habitó la gran poeta italiana. 

Dos grandes mujeres, Alda y Aloïse, que expresaron maravillosamente bien cómo va el mundo de las emociones.





domingo, 16 de abril de 2017

MARISA PEÑA - ME RINDO AL OLEAJE

Tengo frío, dijiste
y te cobijaste
en el profundo hueco de mi corazón.







Marie Fox




No sé venderme, doy todo por nada.
Definitivamente
me rindo al oleaje.


Lo que he ganado lo llevo conmigo
[buenos amigos, cálidos abrazos,
risas al viento,
y buenos lectores]


Lo que he perdido apenas me interesa 
y el dolor cicatriza paso a paso
Es así, nada más.


Soy cuanto he dado.
En la balanza peso lo vivido,
lo no vivido, lo que me quitaron 
y el amor siempre vence en su grandeza.






Marisa Peña, poeta madrileña. Os dejo su fascinante blog:


http://sonetosdelamoroscuro.blogspot.com.es/


LEÓN FELIPE - 11 DE ABRIL DE 1884, NACE EL POETA QUE DIO VOZ AL PUEBLO - 6 POEMAS

Luz...
Cuando mis lágrimas te alcancen
la función de mis ojos
ya no será llorar,
sino ver.







REVOLUCIÓN

Siempre habrá nieve altanera
que vista el monte de armiño
y agua humilde que trabaje
en la presa del molino.

Y siempre habrá un sol también
—un sol verdugo y amigo—
que trueque en llanto la nieve
y en nube el agua del río.


EL DOLOR

No he venido a cantar
No he venido a cantar, podéis llevaros la guitarra.
No he venido tampoco, ni estoy aquí arreglando mi expediente
para que me canonicen cuando muera.
He venido a mirarme la cara en las lágrimas que caminan hacia el mar,
por el río
y por la nube...
y en las lágrimas que se esconden
en el pozo,
en la noche
y en la sangre...

He venido a mirarme la cara en todas las lágrimas del mundo.
Y también a poner una gota de azogue, de llanto,
una gota siquiera de mi llanto
en la gran luna de este espejo sin límites, donde
[me miren y se reconozcan los que vengan.
He venido a escuchar otra vez esta vieja sentencia en las tinieblas:
Ganarás el pan con el sudor de tu frente
"y la luz con el dolor de tus ojos".
Tus ojos son las fuentes del llanto y de la luz.


ESPAÑOL

Español del éxodo de ayer
y español del éxodo de hoy:
te salvarás como hombre,
pero no como español.
No tienes patria ni tribu. Si puedes,
hunde tus raíces y tus sueños
en la lluvia ecuménica del sol.
Y yérguete... ¡Yérguete!
Que tal vez el hombre de este tiempo...
es el hombre movible de la luz,
del éxodo y del viento.


EL LLANTO ES NUESTRO

Españoles:
el llanto es nuestro
y la tragedia también,
como el agua y el trueno de las nubes.
Se ha muerto un pueblo
pero no se ha muerto el hombre.
Porque aún existe el llanto,
el hombre está aquí en pie,
en pie con su congoja al hombro,
con su congoja antigua, original y eterna,
con su tesoro infinito
para comprar el misterio del mundo,
el silencio de los dioses
y el reino de la luz.
Toda la luz de la tierra
la verá un día el hombre
por la ventana de una lágrima...
Españoles,
españoles del éxodo y del llanto:
levantad la cabeza
y no me miréis con ceño
porque yo no soy el que canta la destrucción
sino la esperanza.


VIII. QUIERO... SUEÑO

No me contéis más cuentos,
que vengo de muy lejos
y sé todos los cuentos.
No me contéis más cuentos.
Contad
y recontadme este sueño.
Romped,
rompedme los espejos.
Deshacedme los estanques,
los lazos,
los anillos,
los cercos,
las redes,
las trampas
y todos los caminos paralelos.
Que no quiero,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero que me arrullen con cuentos,
Que no quiero,
Que no quiero,
Que no quiero,
Que no quiero que me sellen la boca y los ojos con cuentos,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero que me entierren con cuentos,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero verme clavado en el tiempo,
que no quiero verme en el agua,
que no quiero verme en la tierra tampoco,
que no quiero, a su ovillo, como un hilo de barba sujeto.
Quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento...
quiero... ¡quiero!... sueño... ¡sueño!
Soy gusano que sueña... y sueño
verme un día volando en el viento.


CÓMO HA DE SER TU VOZ


Ten una voz, mujer,
que pueda
decir mis versos
y pueda
volverme sin enojo, cuando sueñe
desde el cielo a la tierra...
Ten una voz, mujer,
que cuando me despierte no me hiera...
Ten una voz, mujer, que no haga daño
cuando me pregunte: ¿qué piensas?
Ten una voz, mujer,
que pueda
cuando yo esté contando
las estrellas
decirme de tal modo
¿qué cuentas?
que al volver hacia ti los ojos
crea
que pasé contando
de una estrella
a
otra estrella.
Ten una voz, mujer, que sea
cordial como mi verso
y clara como una estrella.


Detalle del Gernika de Pablo Picasso

León Felipe fue un poeta oriundo de España, nacido en la provincia de Zamora el 11 de abril del año 1884 y fallecido en Ciudad de México el 18 de septiembre de 1968.

Su poesía es un alarido de protesta de principio a fin, su grito terrible contra y a favor del mundo, de la "España desmembrada, del hacha, del llanto y la discordia". Poesía, a veces ruda, que se levanta en clara rebeldía contra la injusticia, el abuso y la insolidaridad.





sábado, 15 de abril de 2017

CHARLES COURTNEY CURRAN Y MIS DESVARÍOS

Vacío mi mente, me libero de las formas. Como el agua. Pongo agua en una botella y seré la botella. La pongo en una tetera y seré la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Lo tengo claro, soy agua.





¿Por qué me empeño en medir el tiempo cuando no puedo controlarlo o reiniciarlo a mi antojo? El paso de los años me hace reflexionar, desvariar, recordándome que de forma inevitable, lo que soy desaparecerá. La edad es una estadística terrible que nos cataloga y encajona dentro de la sociedad, obligándonos a cumplir con lo establecido según el escalón en el que nos encontremos. ¿Si?
Hoy, de la mano de la obra de Charles Courtney Curran, (pintor americano, 1861-1942), desvariemos sobre el discurrir inclemente de la vida y disfrutemos de la inmortalidad de los momentos que viven eternamente en sus cuadros.






Cuando era joven sentía que era capar de esperar que mis sueños se cumplieran. Todo es posible si de verdad crees en ello. Me comía el mundo, literalmente.






Luego, sin que las pasiones se serenasen, me di cuenta de que mis pies se volvían cemento y me costaba traspasar una puerta o tumbarme al sol. Decepción quizá, melancolía tal vez, por lo que no pudo ser y no fue. Y eso se empieza a dibujar en el horizonte que veo a través de mi balcón, las responsabilidades adquiridas son prioridad, eso creía, y compruebo con estupor que mis ojos también se convirtieron en cemento.





Y logro entender las consecuencias de mis acciones, esas que me alejan o acercan a sentirme relativamente feliz. Paranoia por la certidumbre, pesar por reconocerlo cuando ya no es útil. Anclada de pies y ojos por una negrura incalculable. 




Aunque pienso que aún ahora, hoy, es útil definir ciertas líneas, también creo que es fundamental no ponerles límites, mantener las puertas y el corazón abiertos, desapegados de ideas fijas, de normas o conceptos. Para dejar espacio a la sorpresa, a los cambios, a la alegría o a la tristeza, a lo que deba venir. Si no lo hago, me arriesgo a apagar lámparas, a marchitar flores, a secar ríos o a romper las cuerdas del arpa. 

Como decía Rabindranath Tagore:


¿Por qué está apagada la lámpara?

La envolví en mi manto para protegerla del viento;

por eso se ha apagado la lámpara.

¿Por qué se ha marchitado la flor?

La oprimí contra mi corazón con inquietud y amor;

por eso se ha marchitado la flor.

¿Por qué se ha secado el río?

Levanté un dique en él para que sólo me sirviera a mi;

por eso se ha secado el río.

¿Por qué se ha roto la cuerda del arpa?

Intenté arrancarle una nota demasiado alta para su teclado,

por eso se rompió la cuerda del arpa.


Olvidaré las estadísticas odiosas, no hay tiempo de reclamación, intentaré pintar en mi cara la más bella y emocionante obra de arte. 























Charles Courtney Curran, nacido en Hartford, Estados Unidos en 1861, a los 20 años parte a Ohio y estudia durante un año en la Escuela de Diseño de Cincinnati, marcha luego a Nueva York donde se matricula en la National Academy of Design. En Paris estudia de 1888 a 1902, sus obras son expuestas en muchos museos de los Estados Unidos, conocido como el pintor de las flores y jardines.




*.- Entrada que publiqué en marzo del 2012 y que actualizo hoy, mis desvaríos siguen en el mismo tono.


martes, 11 de abril de 2017

JOSEPH BRODSKY Y KONSTANTIN MAKOVSKY - POETA Y PINTOR RUSO


Konstantin Makovsky - 1880



Canción de amor

Si te estuvieras ahogando, acudiría a salvarte,
a taparte con mi manta y a ofrecerte té caliente.

Si yo fuera comisario, te arrestaría y te encerraría en una celda con la llave echada.

Si fueras un pájaro, grabaría un disco
y escucharía toda la noche tu trino agudo.

Si yo fuera sargento, tú serías mi recluta
y, chico, te aseguro que te encantaría la instrucción.


Si fueras china, aprendería tu idioma, quemaría
mucho incienso, llevaría tu ropa rara.

Si fueras un espejo, asaltaría el baño de las señoras,
te daría mi lápiz rojo de labios y te soplaría la nariz.


Si te gustaran los volcanes, yo sería lava
en constante erupción desde mi oculto origen.





Konstantin Makovsky





Konstantin_Makovsky-Self-Portrait-1856

*Konstantin Makovsky, pintor ruso 1839/1915, es uno de los integrantes del grupo "Los itinerantes", liderado por Kranskoi, opuestos al academicismo y realizadores de obras de contenido social y psicológico.


*Joseph  Brodsky. Poeta ruso nacido en San Petersburgo en 1940.
De formación autodidacta,  reconoció la influencia que en él ejercieron los poetas clásicos, los metafísicos ingleses y los poetas polacos modernos, además de Proust, W. H. Auden y Herman Melville.




Joseph Brodsky


Vivía en Leningrado, era poeta, tenía veintitrés años y sería arrestado. Las autoridades soviéticas lo acusaron de ser holgazán y de propagar estados de ánimo decadentes.

Joseph Brodsky había nacido en 1940 un año después de que los alemanes sometieran su ciudad natal a un pavoroso bloqueo.

A la orilla del río Neva junto al mar Báltico queda esta ciudad de clásicas proporciones. No es posible imaginar otra ciudad tan entregada a las palabras y a la literatura. Sus seres fantásticos y extravagantes del siglo 19 produjeron las narraciones de Gogol. El desmesurado poder de los zares dio origen a una literatura crítica en la que el hombre es aplastado por un poder estatal inhumano. La casi irrealidad de las enormes avenidas y de sus simétricos palacios clasicistas con el horizonte del mar que arroja neblinas sobre la urbe fue el lugar de los símbolos y del amor disolvente del poeta Alexander Blok.

Allí nació y vivió hasta los 32 años el poeta Joseph Brodsky. Fue en uno de sus tribunales donde escuchó el veredicto de condena a cinco años de trabajos forzados, que gracias a la presión de sus amigos, entre ellos estaba la poeta Anna Ajmatova, se redujeron a dos. El juicio se realizó el 29 de noviembre de 1963, en el mismo año en que escribió su magnífica oda al predicador y poeta inglés John Donne.





Konstantin Makovsky 


"Y no importa que un vacío empiece a abrirse
de entre tus sentires, que tras la gris tristeza
crepite el miedo y, digamos, un foso de furor.
Porque en la era atómica, cuando tiembla hasta la roca,
podremos sólo salvar los muros del hogar,
los corazones, fundiéndolos con fuerza igual
y nexo semejante a la muerte que los viene a acechar.
Y temblarás al escuchar decir: "Querido"..."


Joseph  Brodsky



Konstantin Makovsky

Konstantin Makovsky 
Konstantin Makovsky 



Konstantin Makovsky 


"No hay sólo andar, también silencio, en tu reloj,
que además ignora el caminar en círculo.
Así en su caja hay gato y hay ratón,
nacidos, se diría, el uno para el otro.
Tiemblan, escarban, yerran en qué día están,
mas sus roer, enredos y trajín constantes
apenas se aprecian en un hogar del campo,
que suele cobijar cientos de seres vivos.
Allí en la razón cada hora se borra
y los rostros etéreos de los años perdidos
se escapan -más aún si se acerca el invierno,
que llena el zaguán de cabras, gallinas, carneros.."


Joseph  Brodsky



Konstantin Makovsky 

Konstantin Makovsky 

Konstantin Makovsky 


En 1989 lejos de su pasado y de sus orígenes, en un punto del océano Atlántico, al otro lado de la ciudad báltica de su juventud, el poeta escribía:


"Querida, era bien tarde hoy cuando salí de la casa
para aspirar un poco de aire fresco del océano.
Se quemaba el ocaso como un abanico chino estremecido
y los nubarrones se elevaban como la cola
de un piano negro de concierto.

Veinticinco años atrás te ponían loca los dátiles,
dibujabas con tinta, cantabas un poquito,
te divertías conmigo y te fuiste con un ingeniero químico.
Las cartas dicen que hoy eres tenazmente tonta,
que te ven en las iglesias de provincia
y en las de la capital.

Vas a las misas por amigos comunes 
que no volverán a tu vecindad.

Y estoy contento de que no haya en el mundo
tanta distancia como la que nos separa a los dos
No me entiendas mal. 

Ya nada me une a tu cuerpo, 
a tu nombre, a tu voz.

Nadie los ha destruido. Fíjate.

Pero por lo menos para olvidar una vida
uno requiere de otra y para mi eso fue cosa vivida.

Tuviste suerte también, ¿dónde más sino en la fotografía
seguirás siendo siempre joven, sin arrugas, ligera?
pues el tiempo enfrentado a los recuerdos
se da cuenta de su falta de derechos.

Fumo en las sombras y aspiro el hedor de la marea..."



Konstantin Makovsky 

Konstantin Makovsky 



*.- Mis poemas preferidos de Brodsky siguen siendo, no obstante, los primeros que escribió en Rusia, esos que los jóvenes de su país, incluso hoy, se saben a menudo de memoria.



Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas